martes, 28 de agosto de 2012

Lenin, su acento pijo irlandés, su inexistente visita a Irlanda y nuestro ex-primer ministro borracho


Lenin (centro) con Roddy Connolly (centro derecha)
Después de las noticias de que el presidente irlandés Michael D Higgins habla español, ahora nos llegan las revelaciones de que Lenin habló inglés con acento irlandés. La embajada rusa en Dublín ha confirmado que el revolucionario que cambió la historia del mundo aprendió el idioma en Londres de un profesor de Irlanda en 1902. Un portavoz de la embajada afirmó al Irish Independent: “Lenin dijo que su tutor en inglés era un irlandés y por eso hablaba con un acento irlandés.” Algo que no escapó el autor de La Guerra de Los Mundos, H.G. Wells, cuando visitó a Moscú en 1920 y notó que el inglés de Lenin no era como el received pronunciation del BBC.

Pero más raro todavía, el líder del proletariado no sólo hablaba con acento irlandés, sino con acento pijo dublinés, según Roddy Connolly, el hijo del revolucionario James Connolly, ejecutado por participar en el Alzamiento de 1916 en Dublín. Cuando Connolly hijo conoció a Lenin en Petrograd el mismo año, dio cuenta de que sus tonos eran los de Rathmines, entonces un barrio rico en el sur de la capital irlandesa.

Al parecer, aquel acento indicaba una persona de influencia en Dublín en esa época. Hay un recorte del Irish Times de noviembre 1942 que cuenta de un hombre que intentó fingir ser de Rathmines para entrar en un bar después de la hora de cierre. “El uso del acento de Rathmines para conseguir ser admitido al establecimiento autorizado a vender bebidas alcohólicas del diputado de parlamento Sr Patrick Belton fue discutido por el juez Reddin ayer, cuando desestimó la citación contra Sr Belton por una supuesta infracción de la legislación que regula la venta de bebidas alcohólicas”, el articulo relata.

Para completar la farsa, la historia de Lenin y su acento irlandés se ha revelado sólo porque el primer ministro irlandés Enda Kenny afirmó hace una semana que el ruso había visitado a Irlanda para reunirse con el líder revolucionario irlandés Michael Collins entre 1920 y 1922. Kenny tuvo que admitir más tarde que su información no era correcta, un momento bastante embarazoso. Collins había organizado un préstamo del nuevo estado irlandés para el nuevo Unión Soviética, pero se hizo todo a través de intermediarios.

Brian Cowen en un evento social durante su mandato
Sin embargo, la vergüenza de Kenny, no fue nada comparada con la de su predecesor, Brian Cowen. Esta semana, un incidente notorio de septiembre 2010, en que el entonces primer ministro dio una entrevista a la radio irlandesa todavía bastante borracho tras asistir a un evento social la noche anterior, ha vuelto a remorderlo. El camarero que le sirvió alcohol toda aquella maldita noche ha dado ahora una entrevista en que estima que Cowen consumó cerca de 14 pintas de cerveza, más gin tonics, más vino, antes de ir a dormir por unas horas y presentarse para el programa matinal.

“Fue genuinamente horroroso ser testigo de los hombres y mujeres que representaban en aquel momento la crema de nuestra clase política volverse – con algunas excepciones, hay que decir – completamente borrachos, hasta al punto en que la dignidad y el buen juicio se fueron por el retrete,” Murray explicó a la revista de rock Hot Press. Con lideres políticos de este tipo, tal vez nuestro desastre económico no sea nada misterioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario