sábado, 4 de agosto de 2012

La pelea cada vez más ridícula entre el antiguo hombre más rico de Irlanda y el ahora nacionalizado banco al que debe €2.8 mil millones

Sean Quinn Jr (izqda), el fugitivo Peter Quinn y Sean Quinn saliendo de una comparecencia ante el tribunal
La batalla legal entre Sean Quinn y el banco que le persigue por miles de millones de préstamos impagados empiece a parecer un culebrón. Quinn, que construyó un imperio comercial en industria, seguros y hormigón de orígenes humildes suministrando gravilla y arena, tuvo una fortuna personal de €4.7 mil millones en 2008. 

 Después, arriesgó todo en una apuesta loca, tomando prestado miles de millones de Anglo Irish Bank para jugar que su cotización iba a seguir aumentándose. Algo que, desgraciadamente por Quinn, no pasó.

Desde entonces, ha participado en una lucha contra Anglo, ahora llamado el IBRC y totalmente nacionalizado, que quiere recuperar los prestamos.

Cuando se reveló que Quinn, su hijo Sean junior y su sobrino Peter intentaban esconder activos con valor de €500 millones en Ucrania, se mandó Sean Junior y Peter a la cárcel indefinidamente hasta que obedecieran una orden de entregar el dinero.

Sin embargo, sólo Sean Junior se presentó al juzgado para ir a la prisión. Peter llamó a sus abogados diez minutos antes del comienzo de la vista en Dublín, afirmando que estaba “mal”. Para las dos últimas semanas, ha vivido abiertamente en la casa familiar en Irlanda del Norte, donde las autoridades de la Republica no le pueden tocar, porque es imposible obtener una orden de búsqueda y captura europea por ese delito.

Sean Quinn reconoce que han puesto sus bienes en Ucrania fuera del alcance del IBRC y – a pesar de la encarcelación de su hijo – no ha mostrado ninguna intención de entregarlos.

Mientras tanto, el padre de Peter, un ex presidente de la Asociación Atlética Gaélica, la organización deportiva más grande del país, afirma que su hijo no va a rendirse a la policía irlandesa porque los tribunales están parciales en contra de los Quinn.

Hay casi tres meses hasta la vista de la apelación de la familia contra el fallo que mandó Sean Junior a la prisión. Entretanto, el joven tendrá que quedar entre rejas y los Quinn van a continuar su campana mediática contra el IBRC.

Tienen sus partidarios, en particular en los condados de Cavan y Fermanagh en ambos lados de la frontera entre Irlanda y Irlanda del Norte, donde Quinn ha colocado sus empresas, creando mucho empleo en una región donde hay poco trabajo.

Hay mucho más por venir, dado que el ex jefe del banco Anglo Irish, Seanie Fitzpatrick, y dos de sus subordinados han sido imputados por fraude.

Actualización noviembre 2012: Sean Quinn pasará la navidad de este año encarcelado, tras ser condenado a tres meses por desobedecer el tribunal. Su hijo, Sean Quinn Jr, acabo de salir de la misma prisión después de tres meses por la misma infracción y ahora depende de su recurso al tribunal supremo del país para mantenerse fuera. Peter Darragh Quinn sigue fugitivo de la ley en Irlanda del Norte después de no presentarse a la prisión el mismo día que su primo para cumplir un condena idéntica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario