martes, 7 de agosto de 2012

Aficionados irlandeses acusados de lanzar un plátano contra un futbolista negro francés


El futbolista francés Gael Clichy
Tras la buena publicidad de la Eurocopa, la afición irlandesa se encuentra bajo el foco por razones distintas después de que un plátano fuera lanzado al futbolista francés negro, Gael Clichy, durante un amistoso entre los campeones ingleses, Manchester City, y un equipo irlandés.

City estuvo en Irlanda para jugar contra Limerick FC, de la segunda división irlandesa, en un partido que iba a recaudar fondos por el club local endeudado y preparar los jugadores de City para la comienza de la Liga Premier en dos semanas.

Se lo mostró en directo en el canal oficial del club y también en la tele de algunos países árabes. Después del amistoso, el zaguero francés, que ha representado su país 15 veces, quejó en su Twitter que alguien en el público de más de 20,000 le había lanzado un plátano en el terreno de juego.

Avergonzados, los directivos de Limerick pasaron la tarde ayer estudiando grabaciones de las cameras de seguridad para identificar el culpable, que será denunciado a la policía bajo la ley contra incitación al odio. Comisario David Sheahan de la policía de Limerick afirma que no indagan todavía porque esperan la denuncia del club.

Sin embargo, ambos la policía y el club creen que van a identificar el autor del incidente, que se encontró alrededor de 15 metros a la derecha del banquillo del conjunto visitante.

Un aficionado irlandés de Manchester City que asistió al estadio me contó que el plátano fue lanzado de un grupo llevando puesto la camiseta del club rival Manchester United, que pasó el partido entero silbando la plantilla del City.

El fútbol inglés es mucho más popular en Irlanda que la liga doméstica, lo que lleva a menudo a la situación en que un club de la Premier jugando un amistoso aquí tiene más apoyo que el equipo de casa.

Lo que pasó es también una vergüenza para Limerick, que se empeña a reconstruir su reputación tras años de vendettas criminales mortales.

Si se identifica el racista, será el enemigo número uno entre los aficionados aquí, ya que son muy orgullosos de su buen nombre al nivel internacional. El episodio también muestra que nuestros seguidores del futbol no son inmunes de la plaga del racismo que se ve de vez en cuando en las ligas europeas más establecidas.


Por lo menos Clichy ha aceptado las disculpas de los cienes de irlandeses que le contactaron por su cuenta de Twitter. Ha escrito: “Hola a todos los amantes del fútbol irlandés, aficionados de Limerick y Munster.  Nunca os pondré en la misma cesta que esta/esa gente.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario