domingo, 29 de julio de 2012

Escándalo de apuestas golpe atleta olímpico irlandés

Peter O'Leary (a la derecha) con su pareja olímpico, David Burrows
La plantilla olímpica irlandesa ha sido sacudida por una acusación que un atleta irlandés apostó dos veces en su adversario en un concurso previo. El Consejo Olímpico de Irlanda (OCI) ha confirmado que el atleta, que no identificó, ganó €3,900 con las dos apuestas a 12 a 1, colocadas el día antes que enfrentó su rival. Sin embargo, según la prensa irlandesa, se trata del navegante Peter O’Leary, que participa en los Juegos por segunda vez.

O'Leary ha negado los alegatos y su abogado afirma que fue un intento de causar “el impacto negativo máximo”. La fecha del supuesto incidente no ha sido clarificada. El OCI fue avisado de la situación por un email anónimo, que también dio los detalles de la tarjeta de crédito del atleta, su dirección y su número telefónico.

Ya ha recibido una carta del abogado de O’Leary y se ha comenzado una investigación completa.
El jefe del OCI, Pat Hickey, dijo que un atleta declarado culpable de violar las reglas sobre las apuestas tendría que enfrentar “severas sanciones”. La investigación no será completada antes del fin de los Juegos, así que cualquier acción contra O’Leary no afectará su participación en Londres.

“Está lleno de asuntos legales y ahora mismo nuestra prioridad es no causar trastorno innecesario a los competidores,” explicó Hickey. Apuestas como aquella son terminantemente prohibidas por normas olímpicas y este mes, el jefe del Comité Olímpico Internacional (IOC) Jacques Rogge declaró que “la lucha contra dopaje y apuestas ilegales siguen siendo la prioridad absoluta del IOC”.

El escándalo puede resultar la historia más grande en el deporte olímpico irlandés desde que la nadadora Michelle de Bruin fue sancionada en  1998 con cuatro años de suspensión por haber manipulado una muestra de orina en un control antidopaje.

De Bruin había ganado tres medallas de oro y una de bronce en Atlanta 1994, dando lugar a preguntas sobre su actuación enormemente mejorada. Su entrenador y marido, el holandés Erik de Bruin, había sido suspendido previamente por fallar una prueba antidopaje en 1993. La nadadora aún tiene sus firmes partidarios y detractores, tal como el futbolista Roy Keane tras su huelga en el Mundial de 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario