miércoles, 6 de junio de 2012

Irlanda olvide la crisis y se prepara para volver a los buenos tiempos del pasado

Orgullo nacional...el barrio dublinés de Drimnagh
Quedan días hasta la Eurocopa de Polonia/Ucrania y la emoción crece en Irlanda. A pesar de las bravatas de los partidarios de rugbi, solo hay un deporte que puede parar el país por completo, y eso es el futbol. Irlanda no ha participado en la Eurocopa desde 1988 y el último torneo de importancia que disputamos fue el mundial de 2002. Ignorando la recesión, más que 30,000 aficionados irlandeses irán a Polonia y van a superar en número sus homólogos españoles, italianos y croatas.

Se nota el cambio de ambiente en Dublín – los coches y los taxis llevan el tricolor, hay banderines en la calle e incluso casas pintadas en los colores nacionales. La nación quiere dejar atrás sus problemas económicos y disfrutar la fiesta, gane, pierda o empate.

Al equipo no le faltará apoyo de su propios fanáticos, pero parece que tampoco de los polacos. Unos 12,000 locales acudieron el bienvenido oficial en el estadio de Gdynia ayer, una gran sorpresa para la selección verde.

¿que pueden esperar nuestros oponentes de los de Giovanni Trapattoni? Pues, como explicó Trap, trabajo, más trabajo y – desgraciadamente del punto de vista purista – poco juego bonito. “Irlanda no tiene jugadores para hacer marcajes al hombre, tiene futbolistas sacrificados, duros, peleones y fuertes para hacer presión sobre el rival, correr los noventa minutos y ocupar todo el campo,” dijo el italiano. “Si conseguimos reducir los espacios y el tiempo de los españoles para pensar ya habremos conseguido mucho.”
Después del partido contra Hungría en Budapest el lunes - en que la defensa se mostró poco firme - Trap esta aún más conservativo, levantando la posibilidad de jugar con sólo un delantero y cinco centrocampistas.

Trapattoni...para el, el resultado es todo que importa
Al principio de su reinado, solíamos jugar en un estilo razonablemente atractivo. En el infame desempate del Mundial 2010 contra Francia en Paris, arruinado por la mano de Thierry Henry, dominamos casi totalmente. Pero desde entonces, hemos regresado a la fea táctica de balón largo de los 90, una lastima porque tenemos jugadores que pueden ofrecer más.

El técnico anciano ha indicado que el equipo que entró al campo contra Hungría será su once preferido (lee más abajo). Tal vez no son al nivel individuo de España, Italia o Croacia, pero Irlanda siempre ha sido más fuerte que la suma de sus partes.

Yo creo que podemos perder ante Croacia, hasta ganar contra Italia (en la fase clasificatoria del mundial pasado, empatamos a 1-1 en Bari y solo un gol de Gilardino en el 90 minuto impidió una victoria en Dublín) y empatar con España. Donde nos deja eso en el Grupo de Muerte, solo Dios sabe, pero si salimos del grupo contra todo pronóstico, no avanzaremos mucho. Pero bueno, para nosotros, estar involucrado es suficiente.

La plantilla:
Shay Given (Aston Villa): Veterano de 34 anos, Given es portero parador que nunca se deja llevar por el pánico. Ha sufrido en el Premier League debido a la preferencia general por guardametas altísimos para combatir las tácticas aéreas de algunos equipos, pero es suficientemente bien para jugar por un de los mejores equipos de La Liga o Serie A.

Stephen Ward (Wolves): Un delantero convertido en defensor, Ward es rápido y presenta una amenaza aérea. Sin embargo, tampoco es el mejor del mundo y puede tener problemas con extremos diestros.

Sean St. Ledger (Leicester City): Otro favorito de Trap y otro defensor que puede ser identificado como punto débil por Del Bosque, Prandelli y Bilic. St Ledger jamás ha hecho un error importante en la camiseta verde, pero siempre tengo dudas sobre el y a veces esta bien claro porque nunca ha jugado en la primera categoría en Inglaterra.

Richard Dunne (Aston Villa): El talismán de Irlanda y alguien que seria una perdida enorme en el caso de herirse. Dunne es para Irlanda lo que Puyol es para España, duro como una piedra y siempre dispuesto a dejarse la piel. No el más rápido con sus 32 anos, pero raras veces pillado por falta de velocidad y un maestro aéreo en las jugadas preparadas.

John O’Shea (Sunderland): Un defensor hábil, propenso a faltas de concentración, una razón porque Manchester United se deshizo de él. Aún así, es uno de nuestros mejores.

Aiden McGeady (Spartak Moscow): Un extremo listo cuyos instintos ofensivos han sido frenados por Trapattoni a favor de ofrecer más protección a la defensa. McGeady aún debe mejorar sus pases cruzados y depende mucho de su pie izquierda, pero tiene visión y puede causar problemas uno a uno.

Glenn Whelan (Stoke City): Whelan es un centrocampista nada espectacular de un club nada espectacular, aunque sabe pasar y tiene un disparo poderoso si tiene el tiempo y el espacio.

Keith Andrews (West Bromwich Albion): Trap quiere que sus centrocampistas sean todo terrenos y, para usar la frase de Eric Cantona sobre Didier Deschamps, Andrews es el aguador del equipo. No esperas mucho de él.

Damien Duff (Fulham): Un leal servidor de la causa irlandesa que se encuentra en el crepúsculo de su carrera con 33 anos, Duff es un favorito de la hincha. Todavía capaz de brillantez, no tiene la velocidad para enfrentarse a los laterales, pero lo sabe y se ha adaptado en consecuencia. Más proveedor que marcador.

Robbie Keane (Los Angeles Galaxy): El capitán y el jugador más importante para Irlanda a pesar de sus 33 anos, Keane ha optado por el dinero fácil y el futbol más fácil del MLS americano, pero todavía puede dar la talla, como mostro durante sus siete partidos cedidos a Aston Villa.

Kevin Doyle (Wolves): Un futbolista subestimado cuya fuerza física le ha hecho un delantero estático al nivel club e internacional, Doyle es un jugador inteligente que es más peligroso que parece a primera vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario