lunes, 18 de junio de 2012

Ex-miembro del IRA que mantuvo una huelga de hambre contra Margaret Thatcher afirma a un tribunal irlandés que es “un ciudadano británico” y no sujeto a las leyes de un país extranjero


McFeely tras otro más comparencia ante el tribunal superior en Dublin, y abajo, en la prision Maze en Belfast 
La paz en Irlanda del Norte ha traído muchos cambios. Antiguos republicanos y lealistas, que solían intentar de matarse con frecuencia, ahora trabajan juntos en el parlamento autonómico en Belfast. Sin embargo, hay pocos conversiones tan radicales como lo de Tom McFeely, que mantuvo una huelga de hambre durante 53 días mientras cumplía una condena por la tentativa de homicidio de un policía, pero que contó al tribunal superior de Dublín el viernes pasado: “Mantengo que esa es  una violación de mis derechos humanos y que es inaceptable exponerme, como ciudadano británico, a las leyes punitivas de quiebra de otro país”.


Y ¿porque McFeely renunció a los principios que una vez defendió con tanta determinación que estaba dispuesto de matar y morir para ellos? Pues, dinero, claro – y mucho de ello. Tras su liberación de la cárcel en 1989, McFeely se trasladó a la Republica y se volvió un prospero promotor inmobiliario, con una casa que vale €10 millones en la parte más pija de Dublín. Como y donde obtuvo el dinero para elevarse de un ex recluso que dormía en su coche al gran hombre de negocios con un Bentley no es nada claro, y se rumorea que fue con dinero lavado del IRA.

Sin embargo, tras el colapso inmobiliario, McFeely ya no es rico y por el último año, ha sido perseguido en los tribunales por el ayuntamiento de Dublín y por otra gente a quien vendió pisos de baja calidad. El edificio, Priory Hall en el barrio dublinés de Donaghmede, estaba tan mal construido que fue declarado un riesgo de incendio y evacuado. Los residentes aún tienen que cubrir la hipoteca y también el costo de alojamiento alternativo, lo que algunos no pueden pagar.

El ayuntamiento ha intentado forzar a McFeely a reparar el complejo a un nivel adecuado, y él se ha declarado en quiebra para evitar pagarlo. Como muchos antes, se ha trasladado a Inglaterra para hacerlo allí, porque bajo la ley británica, se puede liberar de la quiebra tras un año, contra nueve años en Irlanda.

El tribunal superior de Londres anuló su declaración de quiebra cuando salió a la luz que no había revelado sus deudas pendientes en Dublín. La desesperación de McFeely de evitar ser declarado en quiebra condujo a la afirmación el viernes, en que el antiguo republicano retrogrado prestó testimonio bajo juramento que se considera ahora un sujeto leal de la reina de Inglaterra.

Un giro radical por un hombre que cumplió 12 años de un condenado de 26 años por casi matar a un policía en un tiroteo, que dijo que estaba listo a morir debido a la denegación del gobierno británico de reconocer los reclusos del IRA como presos políticos y que escapó de la prisión de máxima seguridad Portlaoise con otros 18 tras usar gelignita para volar el muro que rodea el perímetro.

¿Que pensaría Bobby Sands, el líder de la huelga de hambre de IRA que murió para sus creencias política, si levantará la cabeza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario