domingo, 15 de abril de 2012

Por qué ahora se puede matar sin ser enjuiciado en Irlanda

Hace ocho años, occurrió un incidente que resultó en la muerte de un hombre, el juicio de otro y, finalmente, en un cambio de la ley. Padraig Nally fue un agricultor soltero que vivía en su granja aislada cerca del pueblo pequeño de Cross en el condado rural occidental de Mayo. John 'Frog' Ward fue un gitano con más de 80 antecedentes criminales por robos y agresiones, uno de los ultimos contra la policía con una hoz.

Había sido varios robos en la granja de Nally durante ese año, en que cosas como una motosierra y otros herramientas de valor desaparecieron. Todo esto dejó Nally nervioso y paranoico: durmió con su escopeta a su lado y pasó hasta cinco horas por día en su establo con el arma, tomando notas de las matriculas de coches extraños y tirando agua en la tierra al lado de la puerta de la granja para registrar pisadas. Según sus amigos, fue convencido que un ladrón iba a matarlo.
Padraig Nally
La tarde de octubre 14, 2004, Frog - o La Rana - Ward y su hijo adulto Tom, llegaron a la granja de Nally. No fue su primera visita, Nally reconoció Frog como el hombre que estaba portándose sospechosamente en la granja varias semanas antes. En el enfrentamiento posterior, Nally le pegó dos tiros, el último con Ward boca abajo en el suelo. Condenado por homicidio involuntario, un juez lo sentenció a seis años de prisión, pero Nally apeló y en un nuevo juicio, fue absuelto.

John 'Frog' Ward
El caso recibió gran atención, y el resultado fue celebrado por los partidarios del agricultor como la vindicación del derecho de él a defender su propiedad. Grupos gitanos lo llamó un veredicto racista, comparándolo con eventos en Mississipi en los años 30. En enero de este año, el Ministro de Justicia, Alan Shatter, introdujo una ley que permite el uso de 'fuerza razonable' por propietarios que descubren ladrones en su casa.
El jueves pasado, un agricultor llamado Graham Lowndes pegó un tiro en el brazo a un hombre que encontró en la granja familiar después de volver de un viaje a Francia. Occurrió cuando el intruso intentó de dejar el lugar y el herido, que tiene decenas de antecedentes criminales por robos, va a perder su brazo. Lowndes ha admitido lo que pasó, pero asegura que tuvo que tirar porque temió por su vida. Fue interrogado por varias horas por la policía, quien le dio permiso de ir de vacaciones a España.

En este caso, el supuesto ladrón no es un gitano, pero el caso no va a ser de menos interés para el público. Parece que va a ser la primera prueba de la nueva ley y hasta que punto puede llegar la definición de "fuerza razonable". E incluso si Graham Lowndes no es procesado, el episodio le puede costar duro. En marzo, un empresario de Dundalk fue absuelto de agresión por atropellar un ladrón que había robado joyas de su casa. Sin embargo, en el juicio se reveló que tuvo que pagar 175,000 de indemnización al criminal. ¿Quién dijo que no hay crimen sin castigo?

2 comentarios:

  1. En Argentina existe el derecho llamado "legítima defensa o defensa propia" en donde no se culpa si se comete un asesinato cuando peligra la propia vida, además estamos autorizados a disparar si alguien entra a nuestro domicilio armado, porque se supone que puede utilizar el arma en contra nuestro. Creía que esto era una regla general en el mundo. Muy interesante este blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Silvia, la verdad es que Irlanda ha tardado mucho en introducir esta ley, y no se por qué. Existió ya el derecho de defenderse en casos de peligro mortal, pero no refirió explícitamente a robos en casa. Propiedad de armas de fuego es muy controlado aquí por razones evidentes, y el caso Nally fue el primero de su tipo. Aun así, pasaron ocho años antes que cambiaron la ley. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar